Cuando en la mañana me avisaron que mi suegra había muerto, tuve que tomar una fotografía de la sonrisa más honesta que he tenido en algunos años.

Foto: La Shelle.

Este cuento forma parte de los fotocuentos que escribí en este blog.

Puedes leer más acerca de este proyecto en esta entrada.

Más fotocuentos

Contrato

¿Por qué te...

“El culo de Lauriana”

Honorabilísimos...

El tule

Hay veces, abuelo,...