Y dormiremos al amanecer del siguiente día

Después de la noche de juerga, nos quedará la madrugada para platicarnos, para leernos, para repasar nuestra lista, añadirle mil pendientes y recordarnos de olvidar los puntos que ya fueron cubiertos. Me harás una lista de los...

Lee mas

Arreglar la habitación

Es una ardua tarea… yo suelo tener mi espacio arreglado (a mi manera muy surreal de ver la vida, claro está). Por lo general así es… si empiezo con un cuadro bien arreglado, entonces se queda bien arreglado. Si...

Lee mas

La discusión que fue más allá

¿Les he contado de Irineo Martinez y de Gordon Benson? ¡Claro que no les he contado! Un par de leñadores, muy buenos por cierto, cuando trabajaban en equipo. Veinte años tirando árboles en la primera sección del bosque de...

Lee mas

Another casting rush

El día empezó cuando me levanté y pensé en Ella. ¿Qué nombre puedo darle? Lo he estado buscando, pero no encuentro a ninguna mujer en la literatura que se le parezca, ¿será que es única? Es como un murmuro y es como un grito. Es...

Lee mas

Sanos ritos

Antes de dormir, acostumbraba prender una veladora aromática que era un sano rito al que se había acostumbrado sin querer. Primero fue porque paseando encontró una tienda que las vendía y le gustó el aroma de una azul oscuro en...

Lee mas

Duveth

Me meto al metro, me siento, recargo mi cabeza en mi brazo, cierro los ojos. Mi mano se mueve, sola se cierra y se abre… algo pasa. ¿Una mano sobre otra mano? Recuerdo de hace unos minutos El sábado conocí a DuVeth. Los que me...

Lee mas

¡Que todo termine ya!

En el sueño le dieron las instrucciones específicas de como acabarlo todo. Sólo bastaba una sencilla fórmula, unas cuantas palabras y un poco de determinación. Eso le había dicho el demonio, ¿o era un ángel de alas negras? Trató...

Lee mas

Casting rush

Oh sí, ya vienen. Hoy fue el primero de unos días terribles. Ya cuento los cigarros y las coca colas. Y todo estaba normal la semana pasada, bueno… mejor dicho: todo estaba “tranquilo”. Nada de trabajo, de presiones o whatever....

Lee mas

Aprendiendo a manejar

Oh yeah baby… estoy aprendiendo a manejar. ¿La principal razón? Porque tengo un Golf del ’93 parado desde hace un par de meses, recién compradito. ¿La razón más importante? La verdad es para presumirle a Claudia mi carcachita,...

Lee mas

Cuatro cuentos

Salir el tiro por la culata Tres viejitos tenían enfrente de sí tres cajas de tamaño considerable. Las cajas tenían un papelito pegado que decía: “Elige buen, pues sólo puedes elegir una caja”. Así que los tres pasaban el día...

Lee mas

Día 76

Querido diario: Me levanté temprano para iniciar las lecciones de pelea que me pidió el Árbol. Si, Diario, me siento estúpido enseñándole al Árbol Tsef a pelear, pero él insistió y yo accedí. Nunca rompo una promesa, por más...

Lee mas

Anciana ciega II

Mi nombre es Yasmín, mejor conocida como la Tía Yemita, mucho gusto. ¿Usted quién es? ¿Josué dice? Ya veo, ya veo. ¿En qué le puede ayudar esta humilde adivina, señor Josué? Le escucho atenta y siempre gustosa de servirle. Su...

Lee mas

Árbol II

—¿Qué es el tequila, Simón? ¿Por qué siempre lo bebes y terminas con ese aliento? —A diferencia del aliento, mi querido Árbol Tsef, queda siempre un calor en el corazón incomparable. Deberías probarlo sin temores, sin reservas....

Lee mas

Anciana ciega I

Simón Dor no prestó atención al súcubo (de nombre Mama Esirasaft) que se había instalado en su barco, le dejó ser… le intrigaba más la isla tan pequeña donde solo cabía una palmera y una choza en ella. El modesto espacio que...

Lee mas

Día 56

Querido Diario: ¡PAZ! ¡PAZ! Screeeech Screeeech ¡Zahum! ¡Zahum! ¿Dónde estás Simón? ¡PAZ! ¡PAZ! Screeeech Screeeech ¡Zahum! ¡Zahum! ¿Dónde estás Simón? ¡PAZ! ¡PAZ! Screeeech Screeeech ¡Zahum! ¡Zahum! ¿Dónde estás Simón? Así...

Lee mas